Home

NANA DEL HAMBRE

 Duerme ni niño duerme,

duerme que están mirando,

las estrellas celosa,

de tus ojos claros.

Duerme  dulce pequeño,

deja que lleguen las hadas,

y a tus trozitos de cielo,

traigan el sueño que repara.

 Duerme y olvida el llanto,

que con el sueño se calmara,

mis tormentos y tus sufrimientos,

tu hambre y mis ganas de llorar.

 Duerme mi dulce pequeño,

deja que un caballo blanco,

con sus crines engalanadas,

con tus risas haga su manto.

 Duerme mi niño duerme,

que mi corazón partido,

contemple al verte dormido,

tu rostro con tranquilidad.

 Sueña con bellas sirenas,

que al ron ron de sus cantos,

acaricien tu carita de ángel,

y tus dos manitas de raso.

 Duerme tus cuatro años,

sobre mi pecho herido,

por no tener el alimento,

en nuestro hogar sencillo.

 Duerme mi niño duerme,

que en sueños llegaran,

los manjares que despierto,

tus ojos han de iluminar.

 A la nana nana, a la nana ea,

que mi dulce niño

dormido se queda.

 Sus ojos azules

como el mar tranquilo,

se dejan llevar,

a un jardín florido.

 Su boquita rosa

como mariposa,

repite entre  sueños

canciones hermosas.

 Y su cuerpecito

como gorrión,

vuela entre sus sueños,

contento y risueño.

 Tu cuna se mueve,

tus ojos se cierran,

tu preciso cuerpo,

las hadas se llevan.

 Run run, mi cielo,

duérmete mi amor,

que vela tus sueños,

mi maternal corazón.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s